Aparece

Foto de Juan Carlos Beato

Aparece

Son los detalles cotidianos, los gestos de la gente corriente, los que mantienen el mal a raya: los actos sencillos de amor.

Gandalf, el Peregrino Gris.

La soledad y el dolor envuelven innumerables veces nuestra alma para apretarla y contaminarla hasta la más agotada desesperación. Otras veces, dejamos que pase el dolor y nos damos cuenta de que la soledad, por sí misma, no era la raíz de ese mal, pues estamos solos pero tranquilos.

En esos momentos encontramos que la soledad nos hace ver el mundo con unos ojos distintos a los que poseíamos antes, sensibles a una luz distinta: impotente a toda superficie reflectante, más bien una luz inmersa en el asombro y en lo bello.

En soledad aparece la Belleza. ¿Por qué? porque hemos parado y podemos contemplar. Y esa contemplación nos hace mejor persona para volver a vivir, ya no mirando de lejos dicha belleza, sino en esa belleza.

No es tanto que, de repente, aparezca la Belleza; más bien, ella ya estaba ahí esperándonos. Así es el descanso y el camino desde que nacemos: contemplar y vivir, ora et labora, esperar y escribir, escuchar y hablar, inspiración y creatividad, pensar y hacer, ser y estar… pero, aunque nos hayan hecho pensar lo contrario, la clave de todo siempre el primer paso. Este descanso es el que nos llena de agradecimiento para embarcar todo proyecto.

Hace un buen día; muy bueno realmente. Resulta extraño porque es el mismo día que otras muchas veces: sencillo, sale el sol, caen sus rallos sobre mi cama y cantan como el abrir de una primera cerveza de lata. Cómo sube la espuma al tomar una y qué bien sienta.

Sigamos adelante.

Es curioso que el sol me haya resultado extraño: será que la mayoría de los días son buenos y uno lo ha olvidado.

Categoria: 

Sobre el Autor
Imagen de JC. Beato

JC. Beato

Nací en julio del 95 en Lucena (Córdoba), soy el mayor de diez –cinco en la Tierra y cinco en el Cielo–. Estudio psicología en la UCAM, máster en Orientación y Formación de personas especialista en discapacidad en uBLC y guitarra clásica en el Conservatorio de Música de Murcia. Lo que más me gusta es formar belleza y he descubierto que la mayor que se pueda llegar a ver es formando personas.