Excursiones literarias

Paisaje marino en acuarela

Excursiones literarias

Se ha reeditado recientemente Por la ruta serrana del Arcipreste (entre Hita y Segovia) (Gadir, 2018), el relato sobre el viaje que Rubén Caba realizó en mayo de 1973, por los parajes montañosos de Guadalajara, Segovia y Madrid que menciona Juan Ruiz en el Libro de buen amor. Un texto, muy recomendable para las vacaciones, por la calidad de la prosa y por la soltura y el humor con que se narran los avatares de aquella caminata.

No hace mucho, durante unos días de descanso en Asturias, Germán, un amigo santanderino, me propuso una excursión por parajes cántabros en los que se desarrolla la trama de Peñas arriba, gran novela de Pereda. Me gustó la sugerencia y allá nos fuimos los dos y Santi, otro amigo. Marcelo, el protagonista de Peñas arriba, viaja en tren de Madrid a Reinosa, para reunirse con su tío, que lo reclama en Tudanca (Tablanca en la novela). La parte final del trayecto lo hace a lomos de caballería, guiado por Chisco, un paisano. Esta es la ruta que tratamos de seguir desde Proaño, por el collado de Rumaceo, el collado de Piedra Jinca y el collado de Escajos, tierras altas, de praderas sinuosas, rodeadas de picos escarpados y ocupadas por ganado vacuno y caballar muy abundante. El descenso desde el último collado hasta Tudanca no fue posible, a causa de la maleza, o tal vez porque no supimos encontrar el camino. Esto nos obligó a dar un largo rodeo hasta Puente Pumar y llegar a Tudanca, donde habíamos dejado el coche, andando por la carretera comarcal: un recorrido de unos treinta kilómetros y de más de mil metros de desnivel acumulado, que valió la pena. En Tudanca, pueblo recostado en las laderas de la cabecera del valle del Nansa, destaca la Casona –levantada hacia la mitad el siglo XVIII por un indiano y donada por José María de Cossío a la Diputación Provincial de Santander en 1975–, en la que se inspiró José María de Pereda para enmarcar la vivienda de los protagonistas de su novela. Muchos escritores ilustres pasaron por allí y el fondo bibliográfico y artístico que esta casa-museo alberga es importante. Unos días antes de la excursión por esos parajes cántabros, paseando por Candás, en la costa occidental asturiana, me topé con un chaletito en el que había vivido Armando Palacio Valdés, que se inspiró en aquel pueblo marinero para su novela José.


Sobre el Autor
Imagen de L. Ramoneda

L. Ramoneda

Escritor y poeta. Filólogo y apasionado de la buena lectura.