Las camelias de la era

Foto de B.C.R.

Las camelias de la era

Vuelvo de Sevilla la Guapa, de una nueva pequeña aventura, por la noche, y ellas, como ángeles despiertos, saborean contándose unas a otras, en voz baja para cuidar la sorpresa, pero invadidas de ímpetu y emoción, el asombro mío, la estupenda conmoción de la mañana siguiente: lo que antes de irme eran dos flores valientes y decenas de capullos cargándose silenciosamente, es ahora una rosácea espléndida sinfonía, un flamante coro de unos 80 apóstoles de la belleza que, tomando el relevo de las radiantes pequeñuelas del pruno, cantan y visten y festejan la Gran Pascua de los hombres, el triunfo de la Salvación por adelantado.

Elegantes castañuelas,

pizpiretas bicolores muchachitas

–salvo la especial, de un sólo rosa pasión–,

audaces altavoces,

espectaculares rosetones,

floridas familias de un sólo tronco

organizadas en risueñas flautas,

de punta en rosa de los pies a la cabeza,

firmeza y fragilidad,

abundante docilidad,

ferviente felicidad,

enamorada primavera,

indicios de la eterna Alegría venidera

Categoria: 

Sobre el Autor
Imagen de B. Rodríguez

B. Rodríguez

Borja Campos Rodríguez es estudiante y escritor. Cursa Ciencias de la Familia en Universálitas BLC.