A los Reyes Magos

Apocalipsis, Raquel Luengo

A los Reyes Magos

 

El Cielo es aquello que todos los hombres guardan en su interior y que la muerte hace florecer en el Universo.

W.L.C.

Queridos Amigos, sé que no es fácil ponerse a pedir en estos tiempos que corren, más bien tendríamos que empezar a dar; pero el año termina, y el alma está triste, le duelen las injusticias, las traiciones, las cobardías, las ausencias, el sacrificio siempre inútil de personas, la muerte de inocentes y de no tan inocentes.

Ante ese profundo dolor que causan tantos y tantas desgraciadas que habitan estos lares quiero lanzar un grito de súplica ante el Cielo –con todos sus habitantes– y, en concreto, ante ustedes: mi alma clama sed de venganza porque no puede haber paz para los malvados.

Por eso he de pedir, y de buscar, y de llamar, y de gritar... He de llegar a las raíces de la vida para arreglar lo que algunos quieren: destrozarla. He ahí que necesite siete regalos para hallar el éxito en mi batalla:

Os pido Prudencia, para saber ganar y triunfar en el trabajo. Os pido Justicia, para que mi alma tenga paz y pueda mirar a Dios sin ofenderle. Os pido Fortaleza para aguantar las traiciones de años pasados –las causadas por esos y esas que te llamaban amigo mientras te clavaban el puñal por la espalda–. Os pido Templanza, para saber querer de veras y a los que merece la pena. Os pido Fe, para saber que mi mujer me espera en cada recodo de su piel. Os pido Esperanza para saber que todo será renovado en Dios, más bien pronto que tarde. Y os pido Amor, para saber perdonar a los que deberían estar en el Infierno y, gracias a mi entrega, posiblemente se hayan librado de él.

Por todos vuestros regalos, muchas gracias.

Dewi Long Cross

Categoria: 

Sobre el Autor
Imagen de Redacción

Redacción

Aunque el hogar haya sido devorado por la jungla –no por bárbaros salvajes, sino por los monstruos educados y refinados de la sociedad de consumo (cfr. Á. de Silva)–, desde estos ritmos proponemos una revolución: que cada uno se mire a sí mismo y, conocíendose, se acepte; y, aceptándose, se supere. El que quiera cambiar el mundo, que empiece por uno mismo.