El secreto de la creatividad

Foto de Juan Carlos Beato Fernández
Destacados: 
  • Solo la persona que conoce el arte de vivir convierte su vida en arte y descubre, en ella, inspiración para la creatividad.
  • El asombro incita al amor hacia las cosas.
  • Y en el momento en el que estamos en la alegría estamos en la Belleza, porque la alegría es la mayor manifestación humana de la Belleza.
  • Por eso, la clave de la creatividad no es el método o la técnica sino el contenido, que viene por la inspiración.

El secreto de la creatividad

Como explicaba Rilke en las Cartas a un joven poeta, para escribir bien, antes hay que ser persona, luego podremos ser artistas y ya, si acaso, poetas. Solo la persona que conoce el arte de vivir convierte su vida en arte y descubre, en ella, inspiración para la creatividad.

Porque su vida es bella. De hecho, la mayor obra de arte del artista es su vida misma. Una vida bella es una vida buena y una vida verdadera. Cuando digo verdadera me refiero al heroísmo de una vida auténtica, coherente, sincera. Y para ello es necesario tener una filosofía de vida y una ética con las que comprometerse y por las que luchar.

Dos virtudes son necesarias: humildad y bondad. Humildad para conocerse a uno mismo y para conocer la vida aceptando ambas con objetividad; y bondad para, tras conocerlas y aceptarlas, intentar mejorarlas. Conócete, acéptate, supérate decía san Agustín. Porque nadie ama lo que no conoce y nadie puede cambiar algo sin antes aceptarlo. Así es el proceso.

Lo que importa es que cuando uno conoce y acepta la vida, se vuelve cada vez más capaz de amarla, de hacerse sensible a ella y de ver lo profundo de cada cosa. Su mirar se va transformando cada vez más en un ad-mirar. 

El camino de la admiración siempre estuvo ligado a la Belleza, pues es una forma más profunda de observar la realidad. Cuando admiramos la realidad, no solo nos percatamos del aspecto aparente de las cosas sino de su esencia, de la grandeza de su existencia, del bien que las sostienen. Esto produce en nosotros una impresión: el asombro; que es la puerta de la Belleza. En el momento en el que conseguimos asombrarnos, estamos percibiendo Belleza.

El asombro incita al amor hacia las cosas. Y el amor a las cosas posibilita el enamorarnos de ellas, de la vida y de las personas. Además, cuando nuestro mundo gira estando enamorados, somos también más sensibles a otra realidad gozosa: la alegría. Y en el momento en el que estamos en la alegría estamos en la Belleza, porque la alegría es la mayor manifestación humana de la Belleza. Seguidamente, en el momento en el que estamos en la Belleza, ya no es que contemplemos la Belleza sino que contemplamos desde la Belleza. Es entonces cuando se cumple el popular dicho de la Belleza está en los ojos del que mira. Si miramos la vida desde los ojos de la alegría, toda esa vida se tinta del amoroso color de la Belleza y siempre, aunque sea en algún grado minúsculo, se encuentra.

A partir de aquí la inspiración, en la escucha del silencio, siempre llega. La creatividad baila y la intuición vuela. Así, mente y cuerpo se unen y el silencio callado los caldea. Entonces, la expresión despierta.

A partir de aquí, el resto de factores que influyen en la creatividad son solo la práctica y la técnica. Pero si el contenido es bueno ―bello y cierto―, basta con la expresividad más sencilla. Recordemos siempre que para expresar, lo primero es tener algo que decir. Por eso, la clave de la creatividad no es el método o la técnica sino el contenido, que viene por la inspiración. Y esta solo se encuentra desde una visión atenta e integral del corazón que es más probable cuanto más coherencia y motivación haya en nosotros.

Personalidad, humildad, bondad, admiración, asombro, enamoramiento, alegría, inspiración, silencio y expresión; este es el camino más directo hacia inspiración.

Categoria: 

Sobre el Autor
Imagen de JC. Beato

JC. Beato

Nací en julio del 95 en Lucena (Córdoba), soy el mayor de diez –cinco en la Tierra y cinco en el Cielo–. Estudié psicología en la UCAM, máster en Orientación y Formación de personas especialista en discapacidad en uBLC y guitarra clásica en el Conservatorio de Música de Murcia. Lo que más me gusta es formar belleza y he descubierto que la mayor que se pueda llegar a ver es formando personas.