crop woman with coffee writing in notebook on bed

Conócete, acéptate, supérate.
San Agustín de Hipona

Introducción

Para aquellos que jamás han oído mencionar la grafología es posible que este término les sugiera que nos referimos a una técnica adivinatoria o, lo que es lo mismo, a una mancia equiparable a la quiromancia, la cartomancia o la cristalomancia. Tal vez alguien piense que escribiendo unas pocas líneas y trazando una firma sobre un papel, es posible vislumbrar lo que le va a ocurrir a uno en el futuro.

No se trata de menospreciar el valor de estos sistemas, pero conviene aclarar desde un principio que el estudio de la grafología en ningún caso podrá ayudarle a usted a predecir su porvenir ni el de los que le rodean. La grafología, como veremos a lo largo de este libro, está lejos de augurios y vaticinios.

En todo caso, si decide aplicarse a fondo al estudio de las leyes grafológicas, se dará cuenta de que la grafología le será muy útil para conocerse mejor a sí mismo y a los demás. Pero no hay que engañarse pensando que este conocimiento se adquiere de la noche a la mañana. Como otras muchas materias, la grafología requiere un estudio tanto teórico como práctico.

Pero ¿qué es la grafología? Mauricio Xandró, quien además de un magnífico grafólogo fue mi profesor hacia 1990, cuando decidí comenzar a estudiar este tema, define perfectamente en una de sus obras lo que puede llegar a ser la grafología. En Grafología superior explica: «Si deseamos hallar un símil que sirva para comparar el sistema grafológico, yo compararía éste con una radiografía espiritual. —Y puntualiza bien cuando añade—: Dependen de los conocimientos del investigador los aspectos que deja al descubierto».

No hay que olvidar que la curiosidad es una característica inherente a la naturaleza humana. La complejidad de la mente ha empujado al hombre a seguir buscando más vías de conocimiento psicológico, pero aquellos que han estudiado la grafología con interés están firmemente convencidos de que, sin duda, esta técnica es una de las herramientas más útiles para lograr atrapar la «esencia del alma».

Particularmente, comparto este convencimiento. Los motivos que me han llevado a él, no sólo a mí, sino a multitud de grafólogos y a otros muchos profesionales de diferentes ramas que se sirven de la grafología y de los beneficios que ésta aporta son, básicamente, tres:

  • La grafología es un sistema cómodo, tanto para quien realiza el estudio o análisis grafológico como para la persona analizada.
  • La grafología no miente. Hay un dicho grafológico que afirma: «Yerra el grafólogo donde acierta la grafología». Es decir, que aplicando el método adecuadamente, aunque se utilice una escuela diferente de aprendizaje, los resultados deben ser los mismos.
  • Esta técnica permite adquirir un profundo conocimiento, tanto de las facetas positivas del carácter como de las negativas, lo que ofrece una amplia visión de conjunto. Se trata de una auténtica «radiografía » personal, útil en multitud de campos. Y qué duda cabe de que teniendo noción de los talentos y las limitaciones personales, que acompañan a uno en su trayectoria vital, puede superarse un poco más uno mismo.

No obstante, es lógico que el lector no familiarizado con el tema se pregunte si la grafología es o no una ciencia y si puede fiarse totalmente de sus resultados. En este aspecto hay opiniones divergentes y el punto de equilibrio posiblemente se encuentre en medio.

¿Es un test proyectivo o una ciencia auxiliar? Ambas posturas tienen su razón de ser. La grafología emplea un método científico, pues todo en ella es medible; es decir, reproduce un patrón. No basta, por ejemplo, con decir: «A mí me parece que esta letra es pequeña». Es cierto que un grafólogo experimentado sabrá, a ojo de buen cubero, distinguir una letra normal de una pequeña. Sin embargo, para salir de dudas, la letra se mide y se concluye en un sentido u otro.

Resumiendo, expresiones del tipo «a mí me parece» no deben aplicarse. El parecer de uno no cuenta; lo que tiene valor es la medición.

La grafología sirve como ciencia auxiliar en campos tan variados como la medicina, el derecho, la psicología y la psiquiatría, la criminología, la selección de personal, etc. Pero, además, constituye uno de los tests proyectivos de la personalidad más eficaces que existen. Este tipo de tests son una serie de pruebas que se realizan con objeto de conocer profundamente la personalidad de los sujetos analizados. En estos tests, y sin que la persona lo manifieste expresamente, queda proyectada su manera de ser. De ahí el nombre de «proyectivos». Entre los más conocidos están el test de Machover, que se valora a partir del dibujo de una persona, el test de Koch, que consiste en dibujar un árbol, o el test de Rorschach, en el que cada persona hace su particular interpretación de unas manchas impresas sobre unas láminas.

Todos estos tests y otros tantos son tremendamente interesantes. No obstante, la grafología tiene una ventaja frente a ellos: su fácil aplicación. Pongamos un ejemplo. Si a usted le dijesen que va a ser sometido a un test, probablemente, a medida que se fuera acercando el momento se pondría en guardia. Una de las bondades de la grafología es que ni siquiera es necesario que la persona esté presente mientras el grafólogo trabaja. Basta con que se disponga del material manuscrito preciso para efectuar el análisis. Esto, por citar un ejemplo, es muy sugestivo de cara a la selección de personal.

A la hora de realizar la selección de personal, muchas empresas someten a los aspirantes a una serie de tests psicotécnicos que, en ocasiones, aquéllos conocen casi de memoria. Además, durante la entrevista personal, con su actitud, es posible que enmascaren o falseen algunas facetas de su carácter. Y aquí reside otra de las ventajas de la grafología: que a un grafólogo experimentado no se le engaña con facilidad.

Al aplicar la grafología quedan al descubierto muchos aspectos que no siempre quedan patentes durante las entrevistas. Lo ideal sería que psicólogos y grafólogos trabajasen al unísono en este tipo de casos. De hecho, multitud de empresas en todo el mundo así lo han comprendido y emplean grafólogos para realizar sus «fichajes ».

Los estudios grafológicos
Tal como explica el eminente grafólogo Augusto Vels en su obra Escritura y personalidad: «La grafología se ha situado internacionalmente como una de las ramas de la psicología experimental más extendidas y acreditadas». Los estudios grafológicos se desarrollan en numerosos centros y cada vez hay más personas interesadas en conocer este eficaz sistema. A continuación, para ofrecer una pequeña idea de la influencia de la grafología en el mundo, se citan algunos detalles que darán una idea de su importancia.

Las especialidades
Después de estudiar profundamente las leyes de su disciplina, el grafólogo puede realizar cursos de especialización. En España, por ejemplo, se estudian dos años de grafopsicología general y, posteriormente, quien lo desee tiene la posibilidad de continuar estudiando dos años más, hasta completar un ciclo de cuatro. En estos dos años se estudian las denominadas «especialidades». Las principales especialidades grafológicas son las siguientes:

SELECCIÓN DE PERSONAL
También llamada grafología industrial. Gracias a ésta, muchas empresas seleccionan a los mejores candidatos para sus puestos vacantes. Resulta asimismo muy útil en la denominada «reor ganización empresarial», consistente en recolocar al personal ya contratado en función de sus características profesionales.

GRAFOPATOLOGÍA
Esta especialidad analiza los rasgos patológicos que se observan en algunas escrituras.

GRAFOTERAPIA
Consiste en la modificación de determinados rasgos de la escritura de una persona para conseguir una mejora en su conducta.

INVESTIGACIÓN HISTÓRICA
Esta fascinante especialidad permite conocer la trayectoria vital de personajes históricos a través del análisis de diferentes escrituras ejecutadas en distintas etapas de la vida. Este mismo sistema se utiliza también para analizar la escritura de personas corrientes. Esto último se denomina «estudio evolutivo de la personalidad».

GRAFOLOGÍA INFANTIL
Los niños no siempre saben expresar lo que sienten. Mediante el análisis de sus dibujos y sus escritos se puede saber cuál es el problema y cómo se sienten en relación con el símbolo familiar.

COMPAGINACIÓN DE CARACTERES EN LA PAREJA
Consiste en la realización de un estudio completo de las escrituras de una pareja, junto con algunos tests complementarios, para saber qué aspectos tienen en común y en cuáles pueden llegar a chocar.

PERICIA CALIGRÁFICA
Se encarga del estudio de la escritura (especialmente de la firma) para descubrir posibles falsificaciones, normalmente destinadas a un acto de carácter delictivo.

Lo Escencial de Grafología
Clara Tahoces

Instituto Superior de Estudios Antropológicos.

Escuela de grafología

www.ublc.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *